Los arrecifes de colar están en serios apuros debido al calentamiento global provocado por la mano humana, tanto que para 2100 podrían estar prácticamente extintos. Existen diversas soluciones para echarles un cable: desde robots submarinos a otras soluciones tecnológicas como la cartografía 3D, la estomulación eléctrica o, como en el caso que hoy nos ocupa, la impresión 3D.

Uns baldosas de terracota impresas en 3D se están utilizando para rejuvenecer los arrecifes de coral de Hong Kong. La investigación llevada a cabo por la Universidad de Hong Kong (HKU) y el Instituto Swire de Ciencias Marinas (SWIMS) se ha materializado en estas estructuras de arcilla que tienen como objetivo rescatar los corales. El proyecto pretende instalar estos enormes azulejos en 3D de 65 cm de diámetro y con un peso en torno a los 20 kilos que ayudarán a que los corales puedan anclarse y crecer. 

Esqueletos de coral para medir el nivel de acidificación de los océanos

El pasado año 2018, el tifón Mangkhut destruyó el 80% de los corales cerca de la Isla de la Luna en el extremo norte de la península de San Kung en Hong Kong. Dado que la recuperación de los corales podría llevar décadas, el equipo de investigadores de la Universidad de Hong Kong dedició imprimir en 3D estos hábitats de coral reformadores. En las baldosas de terracota con bolsas, estos pueden crecer tanto vertical como horizontalmente. La arcilla ha sido seleccionada como el material idóneo porque sus condiciones no cambian bajo el agua.

“El clima subtropical de Hong Kong implica mucha sedimentación submarina, por lo que nuestras baldosas tienen muchas perforaciones para que los sedimentos no se depositen en la superficie y asfixien a los corales”, explica la profesora asistente Lidia Ratoi. El tamaño permite que los corales crezcan horizontalmente, se vuelvan resistentes y verticales al modo horizontal, de modo que puedan competir con otras especies submarinas como las algas que pueden asfixiarlos. Por su parte, los corales crecen solo durante la estación cálida, por lo que su verticalidad es esencial.

Las baldosas ya se probaron a principios de esta primavera en un entorno simulado donde han estado creciendo. Desde el exitoso experimento, el equipo ha impreso 128 baldosas de arcilla más que se desplegaron el mes pasado. Ahora, el equipo asumirá la monitorización del crecimiento del coral en los próximos años y proyectan que gracias a su innovadora idea con se restaurará al menos un área de 40 metros cuadrados de hábitat coralino. Todo con la ayuda de una tecnología tan flexible, versátil y puntera como es la impresión 3D.

Fuente | Designboom

FUENTE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *