El futuro de Intel pasa por tarjetas gráficas discretas, y Apple está atenta

Hace escasos días vimos la noticia: Intel va camino de presentar tarjetas gráficas dedicadas orientadas al gaming y a sectores profesionales a partir de 2020. El fabricante, que nos tiene acostumbrados a lanzar procesadores y memoria de almacenamiento, entraría a competir en un mercado fuertemente reñido entre AMD y NVIDIA.

Eso puede traducirse en un mercado más variado, con ajustes de precio para que los consumidores nos animemos a probar la nueva tecnología de Intel. Ahora bien: ¿puede entrar Apple a aprovecharse de este movimiento? La compañía de Cupertino tiene otras prioridades a largo plazo, pero nunca podemos descartar nada cuando hablamos de su futuro.

El futuro de los Mac no está completamente definido, y de hecho hay quien dice que jamás había sido tan incierto. La WWDC 2018 nos ha dejado claro que el Mac y su sistema macOS tienen futuro, pero los ordenadores de dentro de cinco años pueden tener un aspecto que ahora mismo no nos podemos imaginar. Desde el punto de vista del hardware, parece que Intel va a ir poco a poco perdiendo terreno en favor de los chips ARM.

Esos chips ya proporcionan una potencia gráfica notable en los iPhone y los iPad, así que lo primero en lo que se puede pensar es que las tarjetas gráficas dedicadas de Intel no tengan cabida en los Mac del futuro. Además, en Cupertino están precisamente enfrascados en depender del mínimo número de proveedores posibles. Incluso cuando compran algo tan insignificante como los tornillos de sus dispositivos. Pero al mismo tiempo hay que decir que con una tarjeta de Intel Apple ya podría deshacerse de otro proveedor: Nvidia y AMD.

Una carrera para lograr la máxima potencia con las menores exigencias

Puede que dentro de unos años veamos un Mac con chip ARM pensado para el público general, con un rendimiento gráfico que cubra todas las necesidades básicas. Pero el público profesional, por ejemplo, necesitaría de esa potencia extra que sólo las gráficas dedicadas pueden (de momento) dar. Quizás en este caso de uso en Apple consideren utilizar esos nuevos componentes de Intel, dependiendo de si su eficiencia y su rendimiento cumplen.

Todo depende del ritmo de evolución de cada una de esas piezas. Puede que Apple necesite de esas tarjetas gráficas dedicadas en los Mac del futuro, o puede que la mejora exponencial de los chips ARM llegue a un nivel tan alto que ese componente deje de ser necesario incluso en los Mac profesionales. De lo que no dudo es que en Apple ya tendrán algún prototipo de esas gráficas dedicadas de Intel y varias propuestas encima de la mesa para hacer experimentos.

En Applesfera | Un viaje hacia los Mac del futuro

FUENTE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *