El amor está muriendo entre nosotros a causa de la patología del siglo XXI: se ha convertido en una forma de consumo. Para amar de otra forma debemos librarnos de la deificación que hemos hecho de nosotros mismos y querer la misma vida una y otra vez. Ese es el amor más puro. Por Samuel Morales (*).

El amor muere asediado por el consumo
El amor, que debe ser cosa suprema, está muriendo entre nosotros a causa de la enfermedad, de la patología del siglo XXI. El amor se ve asediado, ahogado, tratando de adaptarse a lo que el consumo le exige. No hablo del amor de pareja, hablo del amor en general, del amor puro, no entiendo de otra forma el amor.

¿Por qué hablo de esto? Mi corta vida me ha dotado de herramientas suficientes y de experiencias que me han hecho ver esta patología. El amor es ahora un objeto más para nuestro consumo. Nuestra búsqueda incesante de experiencias y de nuevas vivencias, nos hace consumir gente como quien consume un celular.

El amor se ve de esta maner…


Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *